COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin
Share on pocket
Otro ladrillo en el muro. Algunas consideraciones sobre la relación entre el fracaso escolar y la construcción socio-histórica del rol del hombre.

Sobre el texto

El periódico El Paíspublica,en abril de 2009, un artículo titulado: El fracaso Escolar ¿Cuestión de Sexo? en el que dice:

Reconozcámoslo abiertamente: el desastre del elevado fracaso educativo español (30,8% en 2006)y el abandono escolar temprano son un asunto esencialmente masculino. Sin la abultada contribución de los varones a ese descalabro, en el que lainmigración contribuye sólo en una porción mínima, las alumnas españolas no estarían muy por debajo de la media educativa de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), establecida en el Informe PISA. Y lo que tenemos, en la antesala de la sociedad del conocimiento, es que más del 36% de los muchachos y el 25% de las chicas salen del sistema escolar sin ni siquiera haber cubierto la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO); jóvenes con una formación académica mínima yni oficio, ni beneficio.

La lectura de este articulo, determinó la posibilidad de que afloren varias preguntas desde el marco teórico de los ProCC.Nunca había pensado el fracaso escolar desde esta variable. ¿Qué relación hay entre la construcción de los roles y el fracaso escolar? ¿Cómo se relaciona esto con la construcción de la subjetividad masculina en el sistema hegemónico capitalista?¿Está relacionado este fenómeno con las características y la lógica de un mercado laboral que precisa una mano de obra vendida y precarizada transformando al trabajador en fuerza de trabajo árida y desnuda? ¿Tiene alguna relación este fenómeno con la forma de implementación de las políticas de igualdad en el marco de la coeducación?