Comunidad educativa

Me paso media clase mandando callar. No me hacen ni caso. No hay quién les motive. Cuidado con la AMPA. Todo es un rollo. Seis horas sin movernos. No nos escuchan. Otra vez examen. Al mío le tienen manía. Vienen a tope de deberes. Le han puesto un parte. El profe ha perdido la autoridad Ya no es como antes. Acoso, conflictividad…

¿Es lo que toca?

“¿Qué pasa en la escuela hoy? ¿Con qué retos se enfrenta hoy el profesorado? Atención a la diversidad. La convivencia en los centros educativos. Conflictos relacionales en el aula. Resolución de conflictos. Las normas de disciplina y los reglamentos de régimen interno. ¿Los niños, niñas, o adolescentes ‘no quieren aprender’?

¿Cómo dirigir los procesos de aprendizaje de niños y niñas o jóvenes de hoy, televisivos, informáticos, con la cabeza bien amueblada, pero sin espacios para el juego, el desarrollo de la imaginación, mermados en los pliegues de su afectividad, con baja tolerancia a la frustración y dirigidos/as por la inmediatez de lo pragmático?

¿Cómo atender a estos niños, niñas y adolescentes respondiendo además a los requerimientos de la atención a la diversidad, muchas veces mal entendida como apología de la enseñanza individualizada?…” (Cucco, 1999).

Podríamos seguir con más preguntas, pero creemos que son suficientes para situar aspectos importantes de una problemática que requiere de una atención priorizada. En esta línea los diversos Programas ProCC (“El rol del profesorado, aprendizaje, grupo y conflictos relacionales en el aula”, “La tarea educativa. Retos y contradicciones”, entre otros) responden a necesidades muy sentidas y aportan importantes herramientas para el día a día de la labor educativa.

Niños, niñas, púberes y adolescentes pasan muchas horas de su vida en la institución escolar. No es fácil incorporar en la tarea educativa herramientas para su desarrollo personal integral que no queden disociadas de los contenidos curriculares.

Es necesario brindarles oportunidades para desarrollarse como personas rescatando el espacio relacional que implica el grupo de la clase. El grupo es un espacio privilegiado para trabajar la alteridad, la tolerancia a lo diferente, la resolución de conflictos, la comprensión de sus etapas vitales, la capacidad de esfuerzo y espera, los cuidados individuales y grupales, la capacidad de reflexionar y cuestionar creativamente, la expresión de emociones y opiniones de manera asertiva, en definitiva, construir su autonomía personal y social.

Desde ProCC desarrollamos programas diversos y adaptados a las diferentes edades, para trabajar todos estos aspectos de manera global, evitando intervenciones “apagafuegos”.

Las familias que se agrupan en torno al ámbito escolar lo hacen con ilusión y ganas, pero muchas veces viven la asociación como un peso que deben sostener entre pocas personas.

Es difícil el relevo, el reparto de tareas, hacer algo más que organizar extraescolares, hacer que las reuniones no sean burocráticas…

Desde los Programas ProCC abrimos espacios para reflexionar sobre el concepto de participación y el lugar de las AMPAS/AFAS en él, para desarrollar herramientas y estrategias más eficaces, así como para ajustar las expectativas a objetivos potentes pero realizables evitando idealización, frustración y desgastes innecesarios.

¿Te interesa una intervención de este tipo o con este grupo de población? Cuéntanos y lo pensamos contigo.

Noticias sobre Comunidad educativa

El porqué de una campaña educativa

Malestares de la vida cotidiana en situaciones de crisis por el coronavirus (XII).

¿Y los servicios sociales…?

Malestares de la vida cotidiana en situaciones de crisis por el coronavirus (XI).

¿Jugamos a las casitas?

Malestares de la vida cotidiana en situaciones de crisis por el coronavirus (X).
Publicaciones sobre Comunidad educativa