COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin
Share on pocket
Los chicos que no miraban las paredes.

Sobre el texto

Las actividades que se organizan en los centros educativos para promover la igualdad entre hombres y mujeres no siempre tienen los efectos deseados. Cuando las propuestas de análisis socio-histórico se hacen desde la parcialidad, obviando que los constructos de la identidad de hombre y mujer también son un producto generado, mantenido y moldeado por un sistema socio-económico, corremos el riesgo no solo de no ayudar a superar las situaciones de desigualdad, sino de agudizar el desencuentro y la confusión. La propuesta metodológica de intervención de los Procesos Correctores Comunitarios (ProCC) aporta un contrapunto que permite romper la dinámica de enfrentamiento y reivindicaciones parciales para afrontar la conquista de la autonomía personal y social desde el nosotros, hombres y mujeres. Son ilustrativas las consecuencias de las actividades propuestas en un Centro de Bachillerato de Bilbao en torno a la celebración del día 8 de Marzo, y los cambios que se produjeron, tras una intervención de varias sesiones mediante la Metodología de los ProCC, con el alumnado del ciclo superior de Animación Sociocultural del mismo Centro.