COMPARTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin
Share on pocket
Malestares cotidianos y participación social

Sobre el texto

Quiero rescatar el gran valor de la tarea de losy lasprofesionales que se dedican a la salud pública, en una misión concreta que es el desarrollo de la participación social.

No son los/as únicos/as profesionales que lo hacen pero, en el ámbito de la salud, AMaSaPpropone acciones propositivas y sistemáticas encaminadas a ello.

Y se hace de una forma compleja, como se plantea textualmente en el documento La Salud Pública Que Queremos (SPQQ), en su página 15: “No entendemos la participación como la mera recepción deinformación, sino la discusión, la negociación, el aumento de la capacidad, la formación de los agentes y la toma de decisión conjunta”.

Y es que la participación sociales necesaria no solamente para la salud sino para la vida.

Participar es “ser parte”. Es pertenencia y cooperación. Es construir con otros y otras lo que es de todos y todas, y lo que es de todos/as es de uno/a mismo/a también. Es ser con los otros, y eso es lo que nos hace humanos. Nos construimos como seres humanos en la relación con los otros. Un “cachorrito” humano podría sobrevivir amamantado por un animal, pero solamente se humaniza a través de un vínculo con otro ser humano.Participar es una necesidad intrínsecaal hecho de ser seres socialesy,por tanto,es un derecho.

Y participar no es sólo asistir.